Fandom

Inmortal Kombat

Mortal Kombat X Blood Gods - Blood and Gods

645páginas en
el wiki}}
Crear una página
Discusión0 Compartir

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

Mkx comic portada 27.jpg
Portada del vigésimo séptimo número de la serie Mortal Kombat X
Edición anterior
Edición siguiente

Mortal Kombat X Blood Gods (Chapter Twenty Seven - Blood and Gods) es el vigésimo séptimo número de los cómics publicados por DC Comics y basados en la historia del mencionado videojuego, escrito por Shawn Kittelsen y dibujado por Dexter Soy.

Sonya Blade se decide a atacar con violencia a su propia hija, mientras que Johnny Cage duda de hacer lo mismo contra la hija de Jax. En ese momento, Sonya no tarda en descubrir que el Código de Sangre no solo posee a sus víctimas, sino que también incrementa sus fuerzas. Esto fue motivación suficiente para que cage se decidiera a kombatir.

No muy lejos de ahí, Kotal Kahn, Mileena y Ermac se unen para enfrentar a Reiko, a quien el Código de Sangre le está reconstituyendo el rostro. Ante el asombro de Mileena, Kotal advierte que aún así este poder tiene límites y consecuencias, así que le indica a Mileena que deba matar a Reiko una y otra vez, y ella remarca que a pesar de seguir estas instrucciones no está bajo su mando. Reiko contra ataca aún en desventaja, utilizando el cuerpo del mismo Ermac contra sus enemigos. Al final, Reiko consigue derrotarlos, y aunque pudo encarcelarlos prefirió que atestiguaran su renacimiento.

Hace varios años atrás, Reiko estaba en The Kreeyan Temple, un lugar sagrado para un pequeño reino que acababa de conquistar con sus tropas. No obstante, en el interior de este templo se yergue la estatua de una dios cuyo mármol no se rompe y la estatua no cae. La estatua dicta una supuesta profecía: "El Reino de Sangre de Reiko". cuando retornó ante Shao Kahn, fue enaltecido como el más temible general mientras observaba cómo Quan Chi manipulaba al Emperador para sus propios fines y también para servir al dios caído Shinnok. Reiko maldijo a la diosa y su falsa profecía e intentó suicidarse, hasta ser interrumpido por Havik. Él también dice haber escuchado la misma profecía y entonces le clava una daga para envenenar su sangre.

De regreso en la playa de la isla, Reiko presiente que la profecía se completará pero no advierte que sus enemigos se reincorporan y rápidamente contra atacan. Es entonces cuando Raiden llega al lugar, imponiendo su poder sobre todos los presentes.

Spotlights de otros wikis

Wiki al azar